Dom. Nov 28th, 2021
    Biografia de eduardo chillida

    Página web de eduardo chillida

    Nació en San Sebastián (Donostia), hijo de Pedro Chillida y de la soprano Carmen Juantegui, el 10 de enero de 1924. Eduardo Chillida creció cerca del hotel Biarritz, que era propiedad de sus abuelos.[1] Chillida fue portero de la Real Sociedad, el equipo de fútbol de la Liga donostiarra, donde su rodilla se lesionó tan gravemente que fue operado cinco veces, poniendo fin a una prometedora carrera futbolística. Luego estudió arquitectura en la Universidad de Madrid de 1943 a 1946. En 1947 abandonó la arquitectura por el arte, y al año siguiente se trasladó a París, donde instaló su primer estudio y comenzó a trabajar en yeso y arcilla. No llegó a terminar la carrera y empezó a recibir clases particulares de arte. Vivió en París de 1948 a 50 y en Villaines-sous-Bois (Seine-et-Oise) de 1950 a 1955[2]. En 1950 Chillida se casó con Pilar Belzunce y posteriormente regresó a la zona de San Sebastián, primero al cercano pueblo de Hernani y en 1959 a su ciudad natal, donde permaneció[3].

    Las esculturas de Chillida se concentran en la forma humana (principalmente torsos y bustos); sus obras posteriores tienden a ser más masivas y más abstractas, e incluyen muchas obras públicas monumentales[4] El propio Chillida tendía a rechazar la etiqueta de «abstracto», prefiriendo llamarse a sí mismo «escultor realista». Al regresar al País Vasco en 1951, Chillida abandonó pronto el yeso que utilizaba en sus obras de París, un medio adecuado para su estudio de las obras figurativas arcaicas del Louvre[5]. Viviendo cerca de Hernani, comenzó a trabajar en hierro forjado con la ayuda del herrero local, y pronto instaló una fragua en su estudio. Desde 1954 hasta 1966, Chillida trabajó en una serie titulada Yunque de los sueños, en la que utilizó por primera vez la madera como base desde la que se elevan las formas metálicas en explosivas curvas rítmicas[6]. Comenzó a hacer escultura en alabastro en 1965[2] En lugar de entregar una maqueta de una escultura a los fabricantes, como hacen muchos artistas modernos, Chillida trabajaba estrechamente con los hombres de la fundición. A continuación, solía añadir una aleación que hacía que el metal adquiriera un brillante color de óxido al oxidarse[7].

    Eduardo chillida san sebastián

    A los diecinueve años, Eduardo Chillida comenzó a estudiar arquitectura en la Universidad de Madrid, pero abandonó sus estudios para dedicarse a la escultura. Sin embargo, algunos de los preceptos que aprendió fueron de vital importancia en la ideación conceptual de sus posteriores obras escultóricas, como la relación entre los volúmenes y el espacio. Anteriormente, en su ciudad natal, había sido el portero titular del equipo de fútbol Real Sociedad.

    En 1948 se trasladó a París y comenzó una amistad con el pintor Pablo Palazuelo. Allí, impresionado y cautivado por la escultura griega arcaica del Museo del Louvre, realizó sus primeras esculturas en yeso. Eran obras figurativas: torsos humanos tallados en yeso como forma, pensador, maternidad, torso o concreción, que empezaron a adquirir un sentido más monumental. La hábil combinación de volúmenes y los valores de la masa acercaron estas obras al lenguaje de Henry Moore.

    En 1951 se instaló en el País Vasco con su mujer, en la localidad guipuzcoana de Hernani, y comenzó a trabajar en la fragua de Manuel Illarramendi, donde aprendió los secretos del arte de la forja del hierro. El hierro introdujo un cambio fundamental en la trayectoria de Eduardo Chillida, que emprendió ciclos de esculturas que ponían de manifiesto una preocupación por el uso de los espacios abiertos.  La escultura «Ilarik» le valió un gran reconocimiento y comenzó a exponer en ciudades de todo el mundo, como Nueva York, París, Milán y Madrid. «Ilarik» fue la primera escultura abstracta de Chillida, y marcó un punto de inflexión en su carrera artística. Austera y primitiva, integrando hierro y madera y rechazando la antigua jerarquía entre estatua y pedestal, estableció conceptos constitutivos como el espacio, la materia, el vacío o la escala de su futura obra.

    Museo eduardo chillida

    Nació en San Sebastián (Donostia), hijo de Pedro Chillida y de la soprano Carmen Juantegui, el 10 de enero de 1924. Eduardo Chillida creció cerca del hotel Biarritz, propiedad de sus abuelos.[1] Chillida fue portero de la Real Sociedad, el equipo de fútbol de la Liga donostiarra, donde su rodilla se lesionó tan gravemente que fue operado cinco veces, poniendo fin a una prometedora carrera futbolística. Luego estudió arquitectura en la Universidad de Madrid de 1943 a 1946. En 1947 abandonó la arquitectura por el arte, y al año siguiente se trasladó a París, donde instaló su primer estudio y comenzó a trabajar en yeso y arcilla. No llegó a terminar la carrera y empezó a recibir clases particulares de arte. Vivió en París de 1948 a 50 y en Villaines-sous-Bois (Seine-et-Oise) de 1950 a 1955[2]. En 1950 Chillida se casó con Pilar Belzunce y posteriormente regresó a la zona de San Sebastián, primero al cercano pueblo de Hernani y en 1959 a su ciudad natal, donde permaneció[3].

    Las esculturas de Chillida se concentran en la forma humana (principalmente torsos y bustos); sus obras posteriores tienden a ser más masivas y más abstractas, e incluyen muchas obras públicas monumentales[4] El propio Chillida tendía a rechazar la etiqueta de «abstracto», prefiriendo llamarse a sí mismo «escultor realista». Al regresar al País Vasco en 1951, Chillida abandonó pronto el yeso que utilizaba en sus obras de París, un medio adecuado para su estudio de las obras figurativas arcaicas del Louvre[5]. Viviendo cerca de Hernani, comenzó a trabajar en hierro forjado con la ayuda del herrero local, y pronto instaló una fragua en su estudio. Desde 1954 hasta 1966, Chillida trabajó en una serie titulada Yunque de los sueños, en la que utilizó por primera vez la madera como base desde la que se elevan las formas metálicas en explosivas curvas rítmicas[6]. Comenzó a hacer escultura en alabastro en 1965[2] En lugar de entregar una maqueta de una escultura a los fabricantes, como hacen muchos artistas modernos, Chillida trabajaba estrechamente con los hombres de la fundición. A continuación, solía añadir una aleación que hacía que el metal adquiriera un brillante color de óxido al oxidarse[7].

    Haizearen orraziascultura en españa

    Nació en San Sebastián (Donostia), hijo de Pedro Chillida y de la soprano Carmen Juantegui, el 10 de enero de 1924. Eduardo Chillida creció cerca del hotel Biarritz, propiedad de sus abuelos.[1] Chillida fue portero de la Real Sociedad, el equipo de fútbol de la Liga donostiarra, donde su rodilla se lesionó tan gravemente que fue operado cinco veces, poniendo fin a una prometedora carrera futbolística. Luego estudió arquitectura en la Universidad de Madrid de 1943 a 1946. En 1947 abandonó la arquitectura por el arte, y al año siguiente se trasladó a París, donde instaló su primer estudio y comenzó a trabajar en yeso y arcilla. No llegó a terminar la carrera y empezó a recibir clases particulares de arte. Vivió en París de 1948 a 50 y en Villaines-sous-Bois (Seine-et-Oise) de 1950 a 1955[2]. En 1950 Chillida se casó con Pilar Belzunce y posteriormente regresó a la zona de San Sebastián, primero al cercano pueblo de Hernani y en 1959 a su ciudad natal, donde permaneció[3].

    Las esculturas de Chillida se concentran en la forma humana (principalmente torsos y bustos); sus obras posteriores tienden a ser más masivas y más abstractas, e incluyen muchas obras públicas monumentales[4] El propio Chillida tendía a rechazar la etiqueta de «abstracto», prefiriendo llamarse a sí mismo «escultor realista». Al regresar al País Vasco en 1951, Chillida abandonó pronto el yeso que utilizaba en sus obras de París, un medio adecuado para su estudio de las obras figurativas arcaicas del Louvre[5]. Viviendo cerca de Hernani, comenzó a trabajar en hierro forjado con la ayuda del herrero local, y pronto instaló una fragua en su estudio. Desde 1954 hasta 1966, Chillida trabajó en una serie titulada Yunque de los sueños, en la que utilizó por primera vez la madera como base desde la que se elevan las formas metálicas en explosivas curvas rítmicas[6]. Comenzó a hacer escultura en alabastro en 1965[2] En lugar de entregar una maqueta de una escultura a los fabricantes, como hacen muchos artistas modernos, Chillida trabajaba estrechamente con los hombres de la fundición. A continuación, solía añadir una aleación que hacía que el metal adquiriera un brillante color de óxido al oxidarse[7].

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad