Sáb. Nov 27th, 2021
    Diego rivera rockefeller center

    Why was rivera’s mural at rockefeller center in new york city destroyed?

    After a brief period leading a generation of young artists as director of the Central School of Visual Arts, Rivera, a great muralist, received several invitations to paint in the United States, both in San Francisco and at the Detroit Institute of Arts.

    Simultaneously, in the heart of New York City, the most ambitious private architectural complex was being built: with fourteen commercial buildings including offices, stores and entertainment spaces, Rockefeller Center began its construction by one of the wealthiest families in the United States.

    A few blocks away, the long lines at MoMA broke attendance records at the end of 1931 to see the work of a Latin American artist: Diego Rivera presented eight murals created in situ and became a global artistic reference.

    The news reached the ears of Abby Rockefeller, the magnate’s wife and patron, who influenced Nelson Rockefeller, his son and heir to the family, to contact the Mexican artist with a surprising proposal: to paint a 99-square-meter mural, the centerpiece of 30 Rockefeller Plaza, the most famous building in the complex.

    Prometheus

    Cuando Nelson Rockefeller decidió decorar la planta principal de su nuevo edificio R.C.A. en Radio City con murales, también decidió conseguir los mejores artistas para el trabajo. Sus opciones eran Picasso, Matisse y yo. Pero se empeñó en conseguir nuestros servicios de la peor manera posible. A través del arquitecto del edificio, Raymond Hood, nos pidió que presentáramos muestras de murales. Ahora bien, hay pocas indignidades que puedan lanzarse a la cara de un pintor consagrado mayores que ofrecerle un encargo en términos que impliquen cualquier duda sobre sus capacidades. Pero las invitaciones iban más allá, especificaban cómo debían realizarse los murales de muestra. Picasso se negó rotundamente. En cuanto a Matisse, contestó educada pero firmemente que las especificaciones no se ajustaban a su estilo de pintura. Respondí a Hood que estaba francamente desconcertado por esta forma tan poco ortodoxa de tratar conmigo y que sólo podía decir que no.

    Me puse a trabajar inmediatamente. Mi pared, situada en lo alto de los ascensores que daban a la entrada principal del edificio, ya había sido preparada por mis ayudantes, el andamio erigido, los bocetos a escala real trazados y estarcidos sobre la superficie húmeda, los colores pulidos. Pinté con rapidez y facilidad. Todo iba bien, quizás demasiado bien. Rockefeller aún no me había visto a mí ni a mi trabajo, pero a principios de abril me escribió que había visto una fotografía del fresco en uno de los periódicos y que estaba entusiasmado con lo que estaba haciendo. Esperaba que estuviera terminado para el primero de mayo, cuando el edificio debía abrirse oficialmente al público.

    Por qué fue destruido el hombre en la encrucijada

    El hombre en la encrucijada (1934) era un fresco de Diego Rivera en el Rockefeller Center de Nueva York. Originalmente iba a ser instalado en el vestíbulo del 30 de Rockefeller Plaza, el edificio principal del centro. El hombre en la encrucijada mostraba los aspectos de la cultura social y científica contemporánea. Tal como se instaló originalmente, era una obra de arte de tres paneles. Un panel central representaba a un trabajador controlando maquinaria. El panel central estaba flanqueado por otros dos paneles, La frontera de la evolución ética y La frontera del desarrollo material, que representaban respectivamente el socialismo y el capitalismo.

    La familia Rockefeller aprobó la idea del mural: mostrar el contraste del capitalismo frente al comunismo. Sin embargo, después de que el New York World-Telegram se quejara de la obra, calificándola de «propaganda anticapitalista», Rivera añadió imágenes de Vladimir Lenin y de un desfile del Primero de Mayo soviético como respuesta. Cuando se descubrió esto, Nelson Rockefeller -en aquel momento director del Rockefeller Center- quiso que Rivera retirara el retrato de Lenin,[2] pero Rivera no estaba dispuesto a hacerlo. En mayo de 1933, Rockefeller ordenó que se revocara el mural y, por tanto, que se destruyera antes de que estuviera terminado, lo que provocó protestas y boicots de otros artistas[3] El hombre en la encrucijada fue despegado en 1934 y sustituido por un mural de Josep Maria Sert tres años después. Sólo existen fotografías en blanco y negro del mural original incompleto, tomadas cuando Rivera sospechaba que podía ser destruido. Utilizando las fotografías, Rivera volvió a pintar la composición en México con el título variante de El hombre, controlador del universo.

    Sueño de una tarde de domingo en…

    Por sugerencia de su madre, Nelson Rockefeller encargó a Diego Rivera, un apasionado artista socialista mexicano, que pintara el mural que iba a decorar la planta baja del Rockefeller Center de Manhattan. Los bocetos originales del fresco fueron aprobados por la familia, pero un titular incitante de un famoso periódico lo cambió todo. La familia Rockefeller no pudo hacer frente a las acusaciones del artículo de que eran partidarios del movimiento comunista, lo que provocó el despido de Rivera del proyecto, la destrucción de su obra y las protestas en su apoyo. El hombre en la encrucijada retrató la interminable lucha entre el capitalismo y el socialismo en forma de una metáfora artística meticulosamente elaborada. Esta es la historia de la política y la libertad de expresión en el mundo del arte.

    Diego Rivera (1886-1957) fue un artista mexicano cuyas obras se encuentran en la línea entre lo artístico y lo político. Tras estudiar en la Academia de San Carlos de Ciudad de México, Rivera se trasladó a París, donde entabló amistad con Picasso y Braque y experimentó con el cubismo y el postimpresionismo. Se casó con Frida Kahlo y realizó una serie de murales, principalmente frescos, utilizando una técnica centenaria.

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad