Sáb. Nov 27th, 2021
    El vagon de tercera clase daumier

    Los espigadores

    El vagón de tercera clase pone de manifiesto el interés de Daumier, que también se observa en sus obras gráficas, por la vida de los parisinos de clase trabajadora. Los vagones de tercera clase eran compartimentos abiertos, estrechos y sucios, con bancos de madera dura, en los que viajaban quienes no podían permitirse un billete de segunda o primera clase.

    Las versiones de Nueva York y Ottawa están realizadas en óleo sobre lienzo, y miden 65,4 cm × 90,2 cm (25,7 in × 35,5 in). En el asiento de madera orientado hacia el espectador están sentados, de izquierda a derecha, una mujer amamantando a su bebé, una mujer mayor con las manos entrelazadas sobre un cesto, y un niño pequeño dormido. Las figuras pueden estar destinadas a los campesinos, por influencia de Jean-François Millet. Detrás de ellos hay filas anónimas de hombres y mujeres.

    El cuadro de Nueva York está fechado en torno a 1862-1864, pero sigue inacabado. Está todavía cuadriculado para su traslado, posiblemente a partir de la acuarela de Walters o de otra obra anterior, con zonas perfiladas en negro. Era propiedad del marchante J. Duz cuando se expuso en la École des Beaux-Arts de París en 1888. Fue vendida a la galería de Paul Durand-Ruel en París en 1892, y trasladada a la sucursal de Nueva York al año siguiente. Se vendió en 1896 a M.C.D. Borden, y tras su muerte en 1912 fue vendida por su patrimonio en 1913 por 40.000 dólares y adquirida por Louisine Havemeyer, la esposa de H. O. Havemeyer. Tras su muerte, en 1929, entró en la colección del Met como parte del legado de H. O. Havemeyer.

    Calle transnona…

    El vagón de tercera clase pone de manifiesto el interés de Daumier, que también se observa en sus obras gráficas, por la vida de los parisinos de clase trabajadora. Los vagones de tercera clase eran compartimentos abiertos, estrechos y sucios, con bancos de madera dura, en los que viajaban aquellos que no podían permitirse un billete de segunda o primera clase.

    Las versiones de Nueva York y Ottawa están realizadas en óleo sobre lienzo, y miden 65,4 cm × 90,2 cm (25,7 in × 35,5 in). En el asiento de madera orientado hacia el espectador están sentados, de izquierda a derecha, una mujer amamantando a su bebé, una mujer mayor con las manos entrelazadas sobre un cesto, y un niño pequeño dormido. Las figuras pueden estar destinadas a los campesinos, por influencia de Jean-François Millet. Detrás de ellos hay filas anónimas de hombres y mujeres.

    El cuadro de Nueva York está fechado en torno a 1862-1864, pero sigue inacabado. Está todavía cuadriculado para su traslado, posiblemente a partir de la acuarela de Walters o de otra obra anterior, con zonas perfiladas en negro. Era propiedad del marchante J. Duz cuando se expuso en la École des Beaux-Arts de París en 1888. Fue vendida a la galería de Paul Durand-Ruel en París en 1892, y trasladada a la sucursal de Nueva York al año siguiente. Se vendió en 1896 a M.C.D. Borden, y tras su muerte en 1912 fue vendida por su patrimonio en 1913 por 40.000 dólares y adquirida por Louisine Havemeyer, la esposa de H. O. Havemeyer. Tras su muerte, en 1929, entró en la colección del Met como parte del legado de H. O. Havemeyer.

    La noche del enitharmo… alegría

    Honore Daumier tenía un don para pintar a la clase baja. Trabajó en una oficina de alguaciles cuando tenía 12 años (las leyes sobre el trabajo infantil, obviamente, no existían todavía) y su tiempo allí le inculcó una debilidad por los pobres y los oprimidos. Pasó a trabajar en una revista de cómics donde dibujó al rey como «Gargantúa». No fue la jugada más inteligente, porque le llevó a la cárcel durante seis meses. Pero su amor por la sátira prevaleció, lo que le llevó a crear El carruaje de tercera clase, una serie de tres cuadros en los que los otros eran carruajes de primera y segunda clase. Pero el realismo estaba de moda en aquella época, así que nadie prestaba atención a la vida burguesa de las clases altas. Los monóculos y el caviar estaban fuera, el trabajo agotador y los pies descalzos estaban de moda.

    Todo lo que hay que saber sobre la intención de este cuadro está en las caras de la gente en el tren. No podrían estar más desanimados por el hecho de que el tren esté tan atestado de gente que, con toda probabilidad, no huele especialmente bien. Además, el hecho de que haya mayoritariamente mujeres a bordo sugiere que se mantienen a sí mismas, lo que hace la vida aún más difícil (el siglo XIX no era una época para no necesitar a ningún hombre). Pero eso es lo que ocurre con el Realismo: no endulza la tormenta de mierda que es la vida de tercera clase.

    La balsa de la medusa

    El vagón de tercera clase pone de manifiesto el interés de Daumier, que también se observa en sus obras gráficas, por la vida de los parisinos de clase trabajadora. Los vagones de tercera clase eran compartimentos abiertos, estrechos y sucios, con bancos de madera dura, en los que viajaban quienes no podían permitirse un billete de segunda o primera clase.

    Las versiones de Nueva York y Ottawa están realizadas en óleo sobre lienzo, y miden 65,4 cm × 90,2 cm (25,7 in × 35,5 in). En el asiento de madera orientado hacia el espectador están sentados, de izquierda a derecha, una mujer amamantando a su bebé, una mujer mayor con las manos entrelazadas sobre un cesto, y un niño pequeño dormido. Las figuras pueden estar destinadas a los campesinos, por influencia de Jean-François Millet. Detrás de ellos hay filas anónimas de hombres y mujeres.

    El cuadro de Nueva York está fechado en torno a 1862-1864, pero sigue inacabado. Está todavía cuadriculado para su traslado, posiblemente a partir de la acuarela de Walters o de otra obra anterior, con zonas perfiladas en negro. Era propiedad del marchante J. Duz cuando se expuso en la École des Beaux-Arts de París en 1888. Se vendió a la galería de Paul Durand-Ruel en París en 1892, y se trasladó a la sucursal de Nueva York al año siguiente. Se vendió en 1896 a M.C.D. Borden, y tras su muerte en 1912 fue vendida por su patrimonio en 1913 por 40.000 dólares y adquirida por Louisine Havemeyer, la esposa de H. O. Havemeyer. Tras su muerte, en 1929, entró en la colección del Met como parte del legado de H. O. Havemeyer.

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad