Sáb. Nov 27th, 2021
    Escultura en el romanticismo

    Historia del arte del romanticismo

    Las épocas del Neoclasicismo y el Romanticismo abarcan aproximadamente los siglos XVIII y XIX.4,5 Estos movimientos florecieron en toda Europa occidental (especialmente en el norte) y en Estados Unidos, y en menor medida en Europa oriental.

    Dos fuerzas principales contribuyeron al auge del Neoclasicismo: la reacción contra la extravagancia del Barroco y el Rococó, y el renovado interés por la antigüedad debido a la excavación de varios lugares clásicos importantes (como Pompeya y Atenas). Estas fuerzas obligaron a artistas de toda Europa a colaborar en un renacimiento clásico.

    Por otra parte, muchos artistas se impacientaron con las limitaciones del clasicismo y el barroco. En lugar de partir de una estructura estética preconcebida (la estabilidad del clasicismo o el dinamismo del barroco), estos artistas se guiaron por la emoción: un enfoque conocido como Romanticismo (véase Estética occidental). La estructura estética de una obra romántica no está predeterminada, sino que surge de forma natural a medida que el artista se esfuerza por captar determinados sentimientos. El arte romántico también se distingue por una serie de temas típicos, como la naturaleza, la nostalgia histórica y la lucha social.

    Características de la escultura del romanticismo

    Las épocas del Neoclasicismo y el Romanticismo abarcan aproximadamente los siglos XVIII y XIX.4,5 Estos movimientos florecieron en toda Europa Occidental (especialmente en el norte) y en Estados Unidos, y en menor medida en Europa Oriental.

    Dos fuerzas principales contribuyeron al auge del Neoclasicismo: la reacción contra la extravagancia del Barroco y el Rococó, y el renovado interés por la antigüedad debido a la excavación de varios lugares clásicos importantes (como Pompeya y Atenas). Estas fuerzas obligaron a artistas de toda Europa a colaborar en un renacimiento clásico.

    Por otro lado, muchos artistas se impacientaron con las limitaciones del clasicismo y el barroco. En lugar de partir de una estructura estética preconcebida (la estabilidad del clasicismo o el dinamismo del barroco), estos artistas se guiaron por la emoción: un enfoque conocido como Romanticismo (véase Estética occidental). La estructura estética de una obra romántica no está predeterminada, sino que surge de forma natural a medida que el artista se esfuerza por captar determinados sentimientos. El arte romántico también se distingue por una serie de temas típicos, como la naturaleza, la nostalgia histórica y la lucha social.

    Principales escultores de la época romántica

    Las épocas del Neoclasicismo y el Romanticismo abarcan aproximadamente los últimos años del siglo XVIII y el siglo XIX.4,5 Estos movimientos florecieron en toda Europa occidental (especialmente en el norte) y en Estados Unidos, y en menor medida en Europa oriental.

    Dos fuerzas principales contribuyeron al auge del Neoclasicismo: la reacción contra la extravagancia del Barroco y el Rococó, y el renovado interés por la antigüedad debido a la excavación de varios lugares clásicos importantes (como Pompeya y Atenas). Estas fuerzas obligaron a artistas de toda Europa a colaborar en un renacimiento clásico.

    Por otro lado, muchos artistas se impacientaron con las limitaciones del clasicismo y el barroco. En lugar de partir de una estructura estética preconcebida (la estabilidad del clasicismo o el dinamismo del barroco), estos artistas se guiaron por la emoción: un enfoque conocido como Romanticismo (véase Estética occidental). La estructura estética de una obra romántica no está predeterminada, sino que surge de forma natural a medida que el artista se esfuerza por captar determinados sentimientos. El arte romántico también se distingue por una serie de temas típicos, como la naturaleza, la nostalgia histórica y la lucha social.

    Qué se puede decir de las esculturas románticas

    Las épocas del Neoclasicismo y el Romanticismo abarcan aproximadamente los siglos XVIII y XIX.4,5 Estos movimientos florecieron en toda Europa occidental (especialmente en el norte) y en Estados Unidos, y en menor medida en Europa oriental.

    Dos fuerzas principales contribuyeron al auge del Neoclasicismo: la reacción contra la extravagancia del Barroco y el Rococó, y el renovado interés por la antigüedad debido a la excavación de varios lugares clásicos importantes (como Pompeya y Atenas). Estas fuerzas obligaron a artistas de toda Europa a colaborar en un renacimiento clásico.

    Por otro lado, muchos artistas se impacientaron con las limitaciones del clasicismo y el barroco. En lugar de partir de una estructura estética preconcebida (la estabilidad del clasicismo o el dinamismo del barroco), estos artistas se guiaron por la emoción: un enfoque conocido como Romanticismo (véase Estética occidental). La estructura estética de una obra romántica no está predeterminada, sino que surge de forma natural a medida que el artista se esfuerza por captar determinados sentimientos. El arte romántico también se distingue por una serie de temas típicos, como la naturaleza, la nostalgia histórica y la lucha social.

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad