Dom. Nov 28th, 2021
    Jean francois millet las espigadoras

    Jean francois millet las espigadoras 2021

    el cuadro de los espigadores vale

    Uno de los fundadores de la escuela de Barbizon, Jean-Francois Millet, es célebre por sus representaciones de la vida campesina en la Francia rural (concretamente en el bosque de Fontainebleau, cerca del pueblo de Barbizon). El movimiento buscaba volver a la naturaleza en el arte y por ello la mayoría de sus miembros se centraron en representar los efectos de los cambios de estación y de la luz transitoria en los paisajes. A diferencia de otros artistas de Barbizon, Millet abordó el tema de la clase trabajadora rural como el más cercano a la naturaleza, en contraposición a la burguesía y su estilo de vida urbano.

    Como tema para el presente cuadro, Millet eligió la espigada, un acto que consiste en recorrer el campo en busca de los montones de cosecha perdidos durante la primera recolección. Las tres mujeres del primer plano aparecen agachadas y rastrillando los escasos restos de la cosecha, una tarea monótona y poco envidiable. Espigar era una ocupación de los miembros más pobres y desesperados de la sociedad rural.

    Sin embargo, el significado del cuadro es mucho más profundo que una simple representación de las penurias de los empobrecidos. Millet va más allá y demuestra la jerarquía social dentro de la clase trabajadora rural mediante contrastes y paralelismos simbólicos. Fíjate en las pequeñas gavillas en las manos de las mujeres, como metáfora de su pobreza e insignificancia social, en contraste con los grandes y abundantes montones del fondo, que representan a los trabajadores rurales de mayor rango que las recogen. El uso que hace Millet de la luz sugiere la distancia, tanto física como simbólica, y subraya la exclusión social de las espigadoras. El sol ilumina al grupo de trabajadores con ropas claras y la casa del fondo, mientras que los espigadores marginados quedan en la sombra.

    pastora… con su rebaño

    Representa a tres campesinas recogiendo en un campo los tallos de trigo perdidos tras la cosecha. El cuadro es famoso por mostrar con simpatía a los que entonces eran los rangos más bajos de la sociedad rural; fue mal recibido por las clases altas francesas.

    Las espigadoras de Millet fue precedida por una pintura vertical de la imagen en 1854 y un grabado en 1855. Millet presentó Las espigadoras en el Salón de 1857. Inmediatamente suscitó críticas negativas por parte de las clases media y alta, que veían el tema con recelo: un crítico de arte, hablando en nombre de otros parisinos, percibió en él una alarmante insinuación de «los patíbulos de 1793″[1].

    Recién salidos de la Revolución Francesa de 1848, estas clases prósperas consideraban que el cuadro glorificaba al trabajador de clase baja[1]. Para ellos, era un recordatorio de que la sociedad francesa se había construido sobre el trabajo de las masas trabajadoras, y los terratenientes vinculaban a esta clase trabajadora con el creciente movimiento del socialismo[2]. La representación de la clase trabajadora en Las espigadoras hizo que las clases altas se sintieran incómodas con su estatus. Las masas de trabajadores superaban ampliamente a los miembros de la clase alta. Esta disparidad numérica significaba que si la clase baja se sublevaba, la clase alta sería derrotada. Con la Revolución Francesa aún fresca en la mente de las clases altas, este cuadro no fue bien percibido.

    significado del cuadro de las espigadoras

    Representa a tres mujeres campesinas espigando un campo de tallos de trigo perdidos después de la cosecha. El cuadro es famoso por mostrar con simpatía a los que entonces eran los rangos más bajos de la sociedad rural; fue mal recibido por las clases altas francesas.

    Las espigadoras de Millet fue precedida por una pintura vertical de la imagen en 1854 y un grabado en 1855. Millet presentó Las espigadoras en el Salón de 1857. Inmediatamente suscitó críticas negativas por parte de las clases media y alta, que veían el tema con recelo: un crítico de arte, hablando en nombre de otros parisinos, percibió en él una alarmante insinuación de «los patíbulos de 1793″[1].

    Recién salidos de la Revolución Francesa de 1848, estas clases prósperas consideraban que el cuadro glorificaba al trabajador de clase baja[1]. Para ellos, era un recordatorio de que la sociedad francesa se había construido sobre el trabajo de las masas trabajadoras, y los terratenientes vinculaban a esta clase trabajadora con el creciente movimiento del socialismo[2]. La representación de la clase trabajadora en Las espigadoras hizo que las clases altas se sintieran incómodas con su estatus. Las masas de trabajadores superaban ampliamente a los miembros de la clase alta. Esta disparidad numérica significaba que si la clase baja se sublevaba, la clase alta sería derrotada. Con la Revolución Francesa aún fresca en la mente de las clases altas, este cuadro no fue bien percibido.

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad