Dom. Nov 28th, 2021
    Museo de arte contemporáneo esteban vicente

    the meadows museums-esteban vicente dr. mark roglan

    Tras emigrar a Estados Unidos durante la Guerra Civil española (1936-39), Vicente irrumpió en la escena artística neoyorquina a finales de los años cuarenta. Su arte abstracto fue rápidamente reconocido por los miembros de la incipiente Escuela de Nueva York, que le invitaron a participar en las exposiciones seminales del grupo. Su pintura sensual, serena, luminosa y equilibrada le consagró como uno de los miembros destacados de la primera generación de expresionistas abstractos de esta escuela. Crecimiento (1951) condensa la textura creativa y pictórica de la obra de Vicente. Con su cálida gama cromática y sus vigorosos trazos, combina figuras coloridas -que recuerdan cierto tipo de geometría- con trazos y líneas negras que evocan los ámbitos del dibujo y de la abstracción racional o «razonable» que prevalecieron en la primera mitad del siglo XX.

    Podría ser mi habitación (o algo parecido). Incluso las mismas características técnicas: todas las paredes y volúmenes construidos en este módulo de lienzo en bruto para que los pintores me midan y nos midan.

    zazo, pintor

    Durante su infancia en Madrid, el padre de Esteban Vicente le llevaba regularmente a visitar el Museo del Prado, conocido por sus colecciones de obras maestras de Diego Velásquez y Francisco Goya. Aunque más tarde afirmó que se aburría durante estos viajes, Vicente desarrolló su amor por el arte y, a los dieciséis años, demostró su talento para el dibujo. En la década de 1920 asistió a la Real Academia de Bellas Artes durante tres años, donde se centró inicialmente en la escultura, pero pronto se pasó a la pintura. Como parte de la emergente comunidad artística de vanguardia de Madrid -incluido el grupo interdisciplinar conocido como la «Generación del 27»-, la educación artística formal le parecía cada vez más convencional: «no te da ideas sobre nada. Te da las herramientas y te enseña los materiales. La formación académica es segura. Te prepara para estar en contra».

    A finales de los años 20, se fue a París durante un breve periodo, pero volvió a España en 1930. Cuando estalló la Guerra Civil española en 1936, se puso del lado de los leales y apoyó brevemente sus esfuerzos como pintor de camuflaje antes de trasladarse a Estados Unidos. Su lealtad política a la República Española le valió un nombramiento consular de tres años en Filadelfia. Se trasladó a Nueva York en 1939 y durante la década siguiente empezó a frecuentar la Cedar Tavern, un bar del bajo Manhattan donde se reunían habitualmente otros artistas modernos emergentes, como Willem de Kooning, Franz Kline y Jackson Pollock. Al igual que estos pintores, la estética de Vicente se transformó de sus raíces representativas a un modo totalmente nuevo que llegó a conocerse como expresionismo abstracto. A menudo descrito como ele

    museo esteban vicente. la dama de corinto. 15/12/2010

    Esteban Vicente Pérez (20 de enero de 1903 – 10 de enero de 2001) fue un pintor estadounidense nacido en Turégano, España. Formó parte de la primera generación de expresionistas abstractos de la Escuela de Nueva York[2]. Se identificó como antifascista[4].

    Vicente ingresó en la Real Academia de Bellas Artes de Madrid en 1921 con la intención de estudiar escultura. Terminó su formación en 1924. Comentando su experiencia en la Academia, dijo: «No te da ideas sobre nada. Te da herramientas y te enseña sobre los materiales. La formación académica es segura. Te prepara para estar en contra»[5].

    Vicente mantuvo una casa y un estudio en Bridgehampton, Nueva York, desde 1964. Su matrimonio con Estelle Charney terminó en divorcio en 1943.[2] Su hija Mercedes, murió a los seis años.[2] Un segundo matrimonio, con María Teresa Babin, también terminó en divorcio.[2] Vicente murió en Bridgehampton el 10 de enero de 2001.[2] Le sobrevivió su tercera esposa, Harriet Peters, con quien se casó en 1961.[2]

    Ha sido honrado como artista de renombre y defensor de los niños por una escuela pública de la ciudad de Nueva York Bronx 170, una escuela de Kindergarten a Segundo Grado ha sido nombrada la escuela Esteban Vicente. Un miembro de la familia ha incorporado programas de arte en las escuelas. Los talentos de los estudiantes surgen al estar expuestos a la cultura. En el PS 170 los alumnos aprenden sobre Esteban Vicente y su estilo, color y diseño. Ejemplos de su obra adornan las paredes de la escuela.

    dorthea rockburne y philip ording sobre las matemáticas en el arte

    Esteban Vicente se trasladó a Estados Unidos en 1936. Allí participó en dos de las exposiciones fundacionales del expresionismo abstracto americano: New Talents 1950 y 9th Street. Su nombre queda así ligado a la primera generación de la Escuela de Nueva York, siendo el único español en pertenecer a ella. Esteban Vicente aporta una dicción muy personal al nuevo tratamiento de la abstracción, ya que se aleja del action painting de los artistas norteamericanos y en su lugar pinta de forma marcada por la estructura de la composición y por el trabajo cromático. Vicente aporta un intimismo que busca la claridad y la sencillez, dando menos importancia al dramatismo y al gesto que sus contemporáneos. Para ello, recurre al trabajo de collage como piezas preparatorias de sus cuadros. A través del collage, experimenta cómo modificar el plano pictórico utilizando el ritmo, la vibración y la interacción de los campos de color creados por trozos de papel recortado o rasgado. El nº 3 muestra las características de su lenguaje maduro, que a lo largo de su dilatada trayectoria muestra

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad