Dom. Nov 28th, 2021
    Obra de arte de diego rivera

    David alfaro siqueiros

    Diego Rivera, fue un notable artista de figuración en el siglo XX. Fue un artista político que comenzó a pintar cuando era apenas un adolescente. Comenzó a aprender sobre el arte asistiendo a la Academia de San Carlos de México cuando tenía diez años.  Se relacionó con varios temas gubernamentales y se comprometió como marxista y se unió al Partido Comunista Mexicano en 1922.

    Un impresionante homenaje a tres de los maestros favoritos de Rivera: El Greco, Francisco Goya y Paul Cézanne. Vista de Toledo ejemplifica la tendencia de Rivera a unir enfoques tradicionales y más modernos en su obra. El paisaje es una reelaboración del famoso paisaje de 1597 de El Greco, cuya obra estudió Rivera durante su estancia en España; la versión de Rivera utiliza incluso el mismo punto de vista que el viejo maestro español. Al mismo tiempo, la paleta atenuada, las formas aplanadas y el uso poco convencional de la perspectiva sugieren la reverencia del artista por Cézanne, en sus «Paisajes de L’Estaque». Esta obra también documenta el inicio de la fase cubista de Rivera.

    Jorge gonzález camarena

    «Un artista es ante todo un ser humano, profundamente humano hasta la médula. Si el artista no puede sentir todo lo que siente la humanidad, si el artista no es capaz de amar hasta olvidarse de sí mismo y sacrificarse si es necesario, si no deja su pincel mágico y encabeza la lucha contra el opresor, entonces no es un gran artista».

    Considerado el mayor pintor mexicano del siglo XX, Diego Rivera tuvo un profundo efecto en el mundo del arte internacional. Entre sus muchas contribuciones, a Rivera se le atribuye la reintroducción de la pintura al fresco en el arte y la arquitectura modernos. Sus opiniones políticas radicales y su tempestuoso romance con la pintora Frieda Kahlo fueron entonces, y siguen siendo hoy, una fuente de intriga pública. En una serie de visitas a Estados Unidos, de 1930 a 1940, Rivera llevó su visión única a espacios públicos y galerías, iluminando e inspirando a artistas y profanos por igual.

    Diego Rivera nació en Guanajuato, México, en 1886. Comenzó a estudiar pintura a una edad temprana y en 1907 se trasladó a Europa. Pasó la mayor parte de los siguientes catorce años en París, donde conoció las obras de grandes maestros como Cézanne, Gauguin, Renoir y Matisse. Rivera buscaba una nueva forma de pintar, que pudiera expresar las complejidades de su época y llegar a un público amplio. No fue hasta que empezó a estudiar los frescos renacentistas de Italia que encontró su medio. Con una visión del futuro del fresco y con una fuerte creencia en el arte público, Rivera regresó a México.

    José chávez morado

    El objetivo del museo es preservar y difundir la obra artística de Diego Rivera,[1] así como organizar exposiciones temporales y conferencias y eventos, charlas, conciertos y otras actividades artísticas[2].

    Para transportar el mural desde el hotel, se cortó la pared que lo sostenía; posteriormente, se utilizó una estructura metálica para soportar su peso de 15 toneladas, que aún se conserva hasta la fecha[1] El edificio del museo y sus instalaciones se construyeron alrededor del mural, después de colocarlo en su ubicación actual. El museo se inauguró el 19 de febrero de 1988.

    El museo es administrado por el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), que a su vez es financiado por el gobierno federal[4].

    En 1946, el arquitecto Carlos Obregón Santacilia solicitó a Diego Rivera la realización de un mural para el comedor Versalles del Hotel del Prado. El tema del mural era la Alameda Central, que estaba frente al hotel. El artista realizó un fresco de 4,70 x 15,6 m. Se terminó en 1947. El mural muestra más de 150 figuras, algunas de ellas protagonistas de la historia de México: Hernán Cortés, Benito Juárez, Maximiliano de Habsburgo, Francisco I. Madero, Porfirio Díaz. Además, aparecen individuos de diferentes clases sociales, como vendedores ambulantes y revolucionarios. También aparece Frida Kahlo y otras esposas del artista, así como algunas de sus hijas; la propia Alameda Central puede verse al fondo.

    Claude monet

    Activo durante la primera mitad del siglo XX, Diego Rivera (1886 – 1957) fue un pintor mexicano famoso por sus grandes pinturas murales. Considerado un genio que podía dedicarse a cualquier estilo, incluido el impresionista, el postimpresionista, el cubista y el flamenco, Rivera creía que todo el mundo debía poder ver su arte y por eso pintaba grandes murales en edificios públicos. Conozca más sobre el arte de Diego Rivera estudiando sus 10 obras más famosas, entre las que se incluyen cuadros como El portador de flores y murales como los que creó para la industria de Detroit.

    En 1931, Diego Rivera realizó por primera vez cinco murales portátiles para el Museo de Arte Moderno de Nueva York que representaban acontecimientos de la historia de México y, después de la inauguración de la exposición, creó tres murales más, cada uno de ellos con escenas de la Nueva York de la época de la Depresión. Frozen Assents es uno de esos tres. La mitad superior del panel representa rascacielos reconocibles, mientras que la inferior representa la sala de espera de un banco. El mural se considera una perspicaz visión de la realidad de Nueva York y tocó la fibra sensible del público en plena depresión.

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad