Dom. Nov 28th, 2021
    Retrato de adele bloch-bauer ii

    Mona lisa

    Retrato de Adele Bloch-Bauer II es un cuadro de 1912 de Gustav Klimt. La obra es un retrato de Adele Bloch-Bauer. Bloch-Bauer (1881-1925) fue una mujer de la alta sociedad vienesa, mecenas y amiga íntima de Klimt[1].

    Adele Bloch-Bauer era la esposa de Ferdinand Bloch-Bauer,[2] un rico industrial que patrocinaba las artes y apoyaba a Gustav Klimt. Adele Bloch-Bauer fue la única persona cuyo retrato fue pintado dos veces por Klimt; también aparecía en el mucho más famoso Retrato de Adele Bloch-Bauer I. Los retratos de Adele habían colgado en la casa familiar antes de que fueran confiscados por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. El museo austriaco en el que residían después de la guerra se mostró reacio a devolverlos a sus legítimos propietarios, por lo que se inició una larga batalla judicial en Estados Unidos y en Austria (véase República de Austria contra Altmann), que acabó con la devolución de los dos retratos de Adele Bloch-Bauer y otros tres cuadros de Gustav Klimt a Maria Altmann, sobrina de Ferdinand Bloch-Bauer, en enero de 2006.

    Retrato de adele bloch-bau…

    Retrato de Adele Bloch-Bauer II es un cuadro de 1912 de Gustav Klimt. La obra es un retrato de Adele Bloch-Bauer. Bloch-Bauer (1881-1925) fue una mujer de la alta sociedad vienesa, mecenas y amiga íntima de Klimt[1].

    Adele Bloch-Bauer era la esposa de Ferdinand Bloch-Bauer,[2] un rico industrial que patrocinaba las artes y apoyaba a Gustav Klimt. Adele Bloch-Bauer fue la única persona cuyo retrato fue pintado dos veces por Klimt; también aparecía en el mucho más famoso Retrato de Adele Bloch-Bauer I. Los retratos de Adele habían colgado en la casa familiar antes de que fueran confiscados por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. El museo austriaco en el que residían después de la guerra se mostró reacio a devolverlos a sus legítimos propietarios, por lo que se inició una larga batalla judicial en Estados Unidos y en Austria (véase República de Austria contra Altmann), que acabó con la devolución de los dos retratos de Adele Bloch-Bauer y otros tres cuadros de Gustav Klimt a Maria Altmann, sobrina de Ferdinand Bloch-Bauer, en enero de 2006.

    El beso

    Retrato de Adele Bloch-Bauer II es un cuadro de 1912 de Gustav Klimt. La obra es un retrato de Adele Bloch-Bauer. Bloch-Bauer (1881-1925) fue una mujer de la alta sociedad vienesa, mecenas y amiga íntima de Klimt[1].

    Adele Bloch-Bauer era la esposa de Ferdinand Bloch-Bauer,[2] un rico industrial que patrocinaba las artes y apoyaba a Gustav Klimt. Adele Bloch-Bauer fue la única persona cuyo retrato fue pintado dos veces por Klimt; también aparecía en el mucho más famoso Retrato de Adele Bloch-Bauer I. Los retratos de Adele habían colgado en la casa familiar antes de que fueran confiscados por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. El museo austriaco en el que residían después de la guerra se mostró reacio a devolverlos a sus legítimos propietarios, por lo que se inició una larga batalla judicial en Estados Unidos y en Austria (véase República de Austria contra Altmann), que acabó con la devolución de los dos retratos de Adele Bloch-Bauer y otros tres cuadros de Gustav Klimt a Maria Altmann, sobrina de Ferdinand Bloch-Bauer, en enero de 2006.

    Retrato de madame matisse. t…

    Gustav Klimt (1862-1918) fue un artista austriaco y el líder del movimiento de la Secesión de Viena, cuya obra llegaría a definir el movimiento Art Nouveau. Nacido en 1862 en Baumgarten, Austria, Klimt era hijo de un grabador de oro y plata. Siguiendo la influencia artística de su padre, comenzó a estudiar en la Escuela de Artes Aplicadas de Viena a los 14 años, donde cursó diversas asignaturas, como pintura al fresco y mosaicos. Durante sus estudios, pasó mucho tiempo copiando las obras de los antiguos maestros en los museos de Viena. También vendía retratos con su hermano y trabajaba para un otorgante haciendo dibujos técnicos, todo lo cual ayudó a Klimt a desarrollar una maestría para representar la forma humana.

    Tras completar sus estudios, abrió su propio estudio en 1883, especializándose en pinturas murales. Sus primeras obras eran clásicas, en consonancia con la pintura académica del siglo XIX, como demuestran sus murales para el Burgtheater de Viena (1888), por los que recibió la Orden de Oro al Mérito del Emperador Francisco José. A principios del siglo XX, su interés por la forma humana, y más concretamente por la femenina, se amplió con una serie de dibujos eróticos de mujeres. A partir de aquí, Klimt se despojó de las pretensiones clásicas de representar la forma humana con propiedad y comenzó a explorar los temas del deseo humano, los sueños y la mortalidad a través de composiciones ricamente simbólicas que llegarían a definir su estilo.

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad