Sáb. Nov 27th, 2021
    El primer mes del bebe es el peor

    primer año con el bebé

    Considera la posibilidad de obtener ayuda durante esta época, que puede ser muy agitada y abrumadora. Mientras estés en el hospital, habla con los expertos que te rodean. Muchos hospitales cuentan con especialistas en alimentación o asesores de lactancia que pueden ayudarte a empezar a dar el pecho o el biberón. Las enfermeras también son un gran recurso para mostrarte cómo sostener, hacer eructar, cambiar y cuidar a tu bebé.

    Si necesitas ayuda en casa, puedes contratar a una enfermera de bebés, a una doula posparto o a una adolescente responsable del vecindario para que te ayude durante un breve periodo de tiempo tras el parto. Tu médico o el hospital pueden ayudarte a encontrar información sobre la ayuda a domicilio, y pueden remitirte a agencias de salud a domicilio.

    Los familiares y amigos también suelen querer ayudar. Aunque no estéis de acuerdo en algunas cosas, no descartes su experiencia. Pero si no te sientes capaz de tener invitados o tienes otras preocupaciones, no te sientas culpable por poner restricciones a las visitas.

    El vínculo afectivo, probablemente una de las partes más placenteras del cuidado del bebé, se produce durante el delicado momento de las primeras horas y días después del nacimiento, cuando los padres establecen una profunda conexión con su hijo. La cercanía física puede favorecer la conexión emocional.

    primeros meses del recién nacido

    Explorar activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

    Si ha tenido un embarazo difícil, es posible que haya pensado que las cosas serían más fáciles una vez que naciera su bebé. Tal vez estaba preparada para librarse del contoneo de la sandía entre las piernas, no podía esperar a volver a tomar una copa de vino o, por supuesto, esperaba la mejor recompensa para todas las semanas de embarazo: ¡tener por fin a su pequeño en brazos!

    Pero muchos padres primerizos se dan cuenta de que, tras el primer mes de paternidad, todo puede resultar más difícil. Esta sorprendente verdad es una de las razones por las que muchos expertos se refieren a los tres primeros meses de vida del bebé como el «cuarto trimestre».

    los recién nacidos son lo peor

    ¿Te he hablado de las Semanas Maravillosas? Es un marco para entender las fases del desarrollo de la primera infancia. Ver a tu hijo aprender conceptos básicos (como causa y efecto, o que su mano forma parte de él) es una de las partes más gratificantes de la paternidad. El desarrollo se produce por rachas, y se puede cronometrar a la semana en un niño que se desarrolla siguiendo una línea de tiempo media.

    Cuando los niños atraviesan estos periodos de desarrollo, se vuelven más quisquillosos y pegajosos. Entender estos momentos difíciles puede hacerlos más llevaderos. Pero, aun así, no hay forma de evitarlo. Tu bebé (¡y el mío!) va a llorar mucho antes de aprender a gatear.

    Algunos meses son peores que otros en ese primer año. No me gustaría que no estuvieras preparada para estas transiciones. Sin ningún orden en particular, estos son los peores meses del primer año de vida de tu bebé.

    Tu hijo ha decidido que va a desarrollar algún tipo de cólico o reflujo. Buscarás y buscarás una solución, que funcionará durante una semana, y luego tendrás que volver a empezar cuando deje de funcionar sin motivo aparente.

    la etapa más dura del bebé

    La mayoría de la gente habla de cómo quiere que el tiempo pase más despacio con sus recién nacidos. De lo rápido que pasa el tiempo o de cómo desearían que sus bebés se quedaran pequeños para siempre. Aquí no. ¿Soy un caso aislado al decir que el tiempo no puede pasar más despacio durante esta etapa de recién nacido?

    Dame todos los terribles dos. ¿Tres años? No hay problema. ¿Pero los bebés? Lo peor de todo. Los bebés son difíciles. Requieren tanta energía, emoción, desinterés, tiempo, amor y sueño, que la temporada de los recién nacidos es salvaje e inequívocamente DURA.

    Los bebés son criaturas imprevisibles, caprichosas, indefensas e irracionales que constantemente toman y toman y toman sin dar nunca nada a cambio. Te chupan las tetas junto con tu creatividad e inteligencia. Duermen en ciclos de 20 minutos y te dejan unas bolsas bajo los ojos tan oscuras que parece que te acaban de dar un puñetazo en la cara. Por no hablar de que te vuelven loco. Literalmente loco. Como, un minuto estás todo «Nunca me he sentido tan mal en toda mi vida, ¡no estoy hecho para esto!». Y al minuto siguiente estás diciendo que podrías disfrutar de su felicidad de recién nacido durante toda la eternidad.    Son embriagadores y ridículamente adorables y te hacen olvidar todo lo que han hecho para volverte loca.

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad