Mié. Dic 1st, 2021
    Estado perfecto del alma segun el budismo

    Qué es el concepto del yo en el budismo

    Los lectores ingleses de filosofía religiosa conocieron el concepto budista de nirvana a principios del siglo XIX. La palabra es un préstamo del sánscrito que significa «el acto de extinguir» y, en el budismo, se refiere a un estado en el que el deseo y el apego consciente a las cosas de la vida secular (o, en particular, las emociones negativas que estos deseos/apegos provocan) se extinguen mediante la meditación disciplinada. Una vez que estas cosas son vencidas, se dice que se experimenta plenamente la paz, la tranquilidad y la iluminación; la ignorancia se disuelve y la verdad se conoce plenamente.

    En el nirvana, la persona no sólo entra en un estado trascendente de libertad de toda negatividad, sino que se libera de las creencias religiosas en el ciclo continuo de nacimiento, muerte y renacimiento y de los efectos del karma, la fuerza creada por las acciones de uno que determina cómo será la próxima vida de esa persona. Una persona que ha logrado comprender la verdadera naturaleza de la existencia en el cosmos y ha alcanzado el nirvana se conoce como arhat o arahant en algunas escuelas del budismo.

    La ilusión del yo: el budismo

    El tibetólogo André Migot afirma que es posible que el budismo original no enseñara la ausencia total del yo, señalando las pruebas presentadas por los estudiosos del budismo y del pali Jean Przyluski y Caroline Rhys Davids de que el budismo primitivo creía en general en un yo, lo que hace que las escuelas budistas que admiten la existencia de un «yo» no sean heréticas, sino conservadoras, adheridas a creencias antiguas. [Aunque puede haber ambivalencia sobre la existencia o inexistencia del yo en la literatura budista temprana, Bronkhorst sugiere que estos textos indican claramente que el camino budista de la liberación no consiste en buscar el autoconocimiento tipo Atman, sino en alejarse de lo que podría considerarse erróneamente como el yo[25], lo que supone una posición inversa a la de las tradiciones védicas, que reconocían el conocimiento del yo como «el principal medio para alcanzar la liberación»[25].

    Según Peter Harvey, mientras que los Suttas critican las nociones de un Yo eterno e inmutable como infundadas, ven a un ser iluminado como alguien cuyo yo empírico está altamente desarrollado[29] Esto es paradójico, afirma Harvey, en el sentido de que «el estado de nibbana similar al Yo» es un yo maduro que conoce «todo como Sin Yo»[29] El «yo empírico» es el citta (mente/corazón, mentalidad, naturaleza emocional), y el desarrollo del yo en los Suttas es el desarrollo de este citta[30].

    Qué es el nirvana

    Los versos primero y segundo (arriba) del Dhammapada, la primera colección conocida de dichos de Buda, hablan del sufrimiento y la felicidad. Así que no es sorprendente descubrir que el budismo tiene mucho que ofrecer sobre el tema de la felicidad. Los contemporáneos de Buda lo describían como «siempre sonriente» y las representaciones de Buda casi siempre lo muestran con una sonrisa en el rostro. Pero más que la sonrisa de un hombre satisfecho de sí mismo, materialmente rico o célebre, la sonrisa de Buda proviene de una profunda ecuanimidad interior.

    Buda creía que dukkha surgía en última instancia de la ignorancia y el falso conocimiento. Aunque dukkha suele definirse como sufrimiento, «disfunción mental» se acerca más al significado original. En una línea similar, Huston Smith explica dukkha utilizando la metáfora de un carro de la compra que «intentamos dirigir desde el extremo equivocado» o de unos huesos que se han «desajustado» (Smith, 1991, p. 101). Debido a ese desajuste mental, todo el movimiento, los pensamientos y la creación que fluyen nunca pueden ser totalmente satisfactorios. En resumen, nunca podremos ser completamente felices.

    Teoría del no-alma del budismo pdf

    La mayoría de las tradiciones y textos budistas rechazan la premisa de un atman (yo, alma) permanente e inmutable[2][3]. Sin embargo, algunas escuelas, sutras y tantras budistas presentan la noción de un atman o «Yo» permanente, aunque en su mayoría se refieren a un Absoluto y no a un yo personal.

    El Buda sostenía que no se puede encontrar un «Yo» permanente e inmutable[16][17] En opinión del Buda, afirma Wayman, «eso me atta, o esto es mi Yo, es estar en las garras de la visión equivocada»[18]. [Todos los fenómenos condicionados están sujetos a cambios y, por lo tanto, no pueden considerarse como un «Yo» inmutable[17]. En cambio, Buda explica la continuidad percibida de la personalidad humana describiéndola como compuesta de cinco skandhas, sin una entidad permanente (Yo, alma)[19][20].

    Aunque haya dicho que todos los fenómenos [dharmas] están desprovistos del Sí mismo, no es que estén completamente/verdaderamente desprovistos del Sí mismo. ¿Qué es este Sí mismo? Cualquier fenómeno [dharma] que es verdadero [satya], real [tattva], eterno [nitya], soberano/autónomo/autogobernado [aisvarya], y cuya base/fundamento es inmutable [asraya-aviparinama], se denomina ‘el Sí mismo’ [atman][31].

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad