Sáb. Nov 27th, 2021
    Carta a una hija que no quiere a su madre

    una carta a mi hija

    Una consejera experimentada me confesó hace poco que se sintió desbordada cuando una madre y su hija adulta acudieron a ella en busca de ayuda para sus incesantes discusiones. Dijo que le costaba identificar las razones principales de sus discusiones, y que sabía que las habilidades de comunicación y los límites que intentaba inculcarles no abordaban las razones principales de sus dificultades de relación.

    Lamentablemente, esta consejera no está sola. Los colegas me dicen con frecuencia que no se sienten preparados cuando se trata de trabajar con madres e hijas. Culpan a la ausencia de formación especializada. Esta falta de enfoque en la relación madre-hija crea una ansiedad innecesaria entre los consejeros y psicoterapeutas, y frustración para las clientas. Por ejemplo, solo en 2016 se desarrolló el Cuestionario de Relación Hija-Madre Adulta (para más información, véase el artículo de Julie Cwikel en The Family Journal). Y en mi consulta, con demasiada frecuencia escucho a madres e hijas expresar su frustración por la falta de ayuda especializada.

    una carta de amor a mi hija mayor

    Hay muchas lecciones que espero enseñar a mi hija, como estoy segura de que hay muchas lecciones que te gustaría enseñar a tus hijos. Para ayudar a compartir estas lecciones he decidido escribirlas en una carta a mi hija. Tal vez sea el momento de escribir una carta a tus hijos también.

    En este momento, mi hija es demasiado pequeña para leer o incluso comprender las palabras que he escrito.    Pero a continuación están los valores que estoy tratando de inculcarle.    Un día espero compartir esta carta con mi hija.

    Desde que naciste te he repetido la misma frase todos los días de tu vida.  Eres segura, amada, fuerte, independiente, valiente y amable. Estos son los rasgos de carácter con los que tu padre y yo esperamos que crezcas.

    De bebé, cuando llorabas, te hacía callar y te susurraba al oído que estabas a salvo. A menudo pensaba que te asustabas cuando te despertabas en tu caja de bebé. Quizá estabas desorientado y no sabías dónde estabas.

    Cuando era niña me daban miedo las montañas rusas y las atracciones. Siempre pensaba en lo peor que podía pasar.    De adulta, he aprendido a decirme a mí misma que estoy a salvo, que si la atracción fuera insegura no seguirían teniendo gente en ella.

    carta de una madre soltera a su hija

    La carta de la consejera delegada y directora general del banco ICICI, Chanda Kochhar, a su hija Aarati, está dando vueltas en las redes sociales. Kochhar figura en la lista de las «100 mujeres más poderosas del mundo» de Forbes, y esta carta no hace sino demostrar lo exitosa e inspiradora que es como madre en casa.

    Hoy me siento muy orgullosa de verte frente a mí como una joven segura de sí misma en el umbral de un emocionante viaje por la vida. Estoy deseando verte crecer y florecer en los próximos años.

    Este momento también me ha traído recuerdos de mi propio viaje y de las lecciones de vida que aprendí por el camino. Cuando pienso en esos momentos, me doy cuenta de que la mayoría de esas lecciones las aprendí en mi infancia, sobre todo a través del ejemplo de mis padres. Los valores que me inculcaron en mis años de formación me dieron la base sobre la que intento vivir mi vida incluso hoy.

    Nuestros padres nos trataban a los tres -dos hermanas y un hermano- por igual. Cuando se trataba de la educación, o de nuestros planes de futuro, no había ninguna discriminación entre nosotros basada en nuestro género. Tus abuelos siempre tenían el mismo mensaje para los tres.

    carta de inspiración de una madre a su hija

    Mientras estaba embarazada me preguntaba a menudo qué tipo de madre sería y la idea de tener una hija, a veces, me asustaba. Cuestioné mi ansiedad y rápidamente llegué a la comprensión y a la verdad de que tener una niña me asustaba porque era una hija que intentaba sin descanso encontrarse a sí misma. Espero poder ofrecerte todos mis aprendizajes para poder guiarte hacia un camino de aceptación, amor y libertad.

    Como muchas otras madres, estoy segura de que hay momentos en los que te miro fijamente y me pregunto si cometeré, sin saberlo, algún error perjudicial.    No quiero que este miedo complique mi papel de madre. No busco la perfección, sino simplemente la oportunidad de criar a una niña para que se convierta en una mujer independiente, segura de sí misma y que viva con mucho amor y pasión.

    Me gustaría que pudieras verte a través de mis ojos y sólo entonces sabrías realmente lo mucho que te adoro.    Gracias por elegirme para ser tu madre y por concederme el regalo especial de criarte.    Cuando llegaste a mi vida, me mostraste al instante cómo se siente el amor incondicional.    Ser madre para ti no supone ningún esfuerzo y haces que cada día que pasa sea más y más brillante.

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad