Dom. Nov 28th, 2021
    Acaros en los oidos de los gatos

    Síntomas de los ácaros del oído en los gatos

    Si ves que tu perro o gato se rasca las orejas y sacude la cabeza, es muy probable que tenga ácaros en las orejas. Estos parásitos son comunes en los gatos de exterior y son muy contagiosos (aunque no suelen afectar a los humanos).

    No suelen ser mortales, pero los ácaros del oído pueden hacerle la vida imposible a su mascota. Los ácaros del oído pueden provocar la obstrucción del canal auditivo del animal y, en ocasiones, pueden hacer que su mascota se rasque tanto que se rompan los vasos sanguíneos del oído, lo que requiere una intervención quirúrgica.

    Los ácaros del oído son parásitos diminutos que desarrollan su ciclo vital principalmente dentro del canal auditivo. Son bastante comunes y pueden causar una fuerte irritación y picor en los oídos.  El ácaro del oído más común de los gatos es Otodectes cynotis, y por lo tanto una infestación con ácaros del oído a veces se llama «sarna otodéctica».

    Los ácaros del oído viven principalmente en el canal auditivo, donde se alimentan de los restos de piel. Su presencia provoca una inflamación, y también puede dar lugar a infecciones secundarias del oído.  Los huevos se depositan en el oído y tardan unas tres semanas en eclosionar y convertirse en ácaros adultos capaces de reproducirse.

    Imágenes de los ácaros del oído en los gatos

    Un gato que, de repente, ha empezado a sacudir la cabeza incesantemente podría tener una condición médica que podría ir de menor a grave y requerir atención veterinaria. Tanto si se trata de una infección de oído subyacente como de una afección más grave, querrá llegar al fondo de la cuestión rápidamente y consultar a su veterinario para que pueda comenzar el tratamiento y su gato pueda empezar a sentir algo de alivio.

    Los gatos padecen infecciones de oído, al igual que los perros. De hecho, de todas las razones por las que un gato sacude la cabeza, una infección de oído será la causa más probable.  Cuando lleve a su gato al veterinario por los movimientos de cabeza, el veterinario visualizará primero los canales auditivos de su gato con la ayuda de un otoscopio. Esto les permite evaluar cualquier posible inflamación dentro del canal, así como determinar si la membrana timpánica, también conocida como tímpano, está intacta o no. Este paso es importante, ya que algunos medicamentos para el oído pueden ser tóxicos para el oído interno.

    Una vez que el veterinario haya podido comprobar el estado de los tímpanos de su gato, tomará muestras de la secreción de sus oídos. A partir de ahí, evaluarán microscópicamente estos hisopos. En el microscopio, el veterinario puede ver dos tipos diferentes de bacterias: cocos (con forma de círculo) o bacterias con forma de bastón, levaduras en ciernes o ácaros del oído. Los ácaros del oído (Otodectes cynotis) son un tipo de ectoparásito que, aunque no es del todo común, es ciertamente más frecuente en los gatos que en los perros. Pueden provocar una intensa sensación de picor que, sin duda, llevará a su gato a sacudir la cabeza en busca de alivio.  Dependiendo de lo que se vea en el microscopio (y dependiendo de si los tímpanos de su gato están intactos o no) su veterinario determinará qué medicamento debe administrar para tratar la infección subyacente o la infestación de ácaros del oído.

    Aceite esencial para los ácaros del oído del gato

    Los problemas de oído en general son poco comunes en los gatos, pero entre las afecciones que se producen, la infestación de ácaros del oído se diagnostica con frecuencia. Aunque no puede saltar o volar, un ácaro del oído -conocido como Otodectes cynotis- puede arrastrarse. Y si uno de estos minúsculos parásitos entra en el oído de su gato, se instala en su casa y empieza a reproducirse, puede causar daños importantes si no se le expulsa rápidamente.

    Los signos externos típicos son bastante obvios: es probable que el oído externo del gato esté inflamado, y el animal mantendrá sus orejas planas contra su cabeza, se rascará en ellas casi sin descanso y sacudirá la cabeza con frecuencia, como si intentara desalojar un objeto molesto. También son detectables por el desorden que crean en el interior del canal auditivo de un animal infestado: una acumulación oscura, pegajosa y maloliente de cera y restos de ácaros en la que el diminuto bicho prospera.

    Los ácaros del oído son casi microscópicamente diminutos, «del tamaño de una cabeza de alfiler», dice el Dr. Miller. Sin embargo, señala, es posible ver a simple vista sus pequeños cuerpos que se mueven rápidamente. Los ácaros del oído son extremadamente contagiosos, señala, ya que se trasladan de un gato a otro cuando hay un contacto estrecho y acaban llegando al oído. La infestación es más común entre los gatos de exterior, tanto si se pelean como si se acurrucan cariñosamente.

    Remedio casero para los ácaros del oído del gato

    Reconocer los ácaros y saber cómo tratarlos es importante para el bienestar de su gato. Los ácaros en sí son un gran problema; sin embargo, el verdadero peligro es que su gato se rasque en un intento de aliviar el picor. Este rascado repetido puede dar lugar a una serie de heridas profundas, ya que el picor se vuelve mucho más implacable.

    Además de la preocupación por la salud de su mascota, también existen graves consecuencias para la salud de las personas que conviven con los animales que sufren. Los ácaros sólo pueden desarrollarse cuando tienen un huésped del que alimentarse, pero esto también significa que pueden viajar de un huésped a otro. Esto significa que usted y otras personas o animales de su hogar son propensos a contraer los ácaros y a sufrir los mismos problemas que su gato.

    Los ácaros más comunes que pueden desencadenar problemas a los gatos suelen ser los ácaros del oído; pequeños parásitos que viven dentro del canal auditivo de un animal infectado. En el caso de los gatos, el organismo más probable es la otodectes cynotis. Los ácaros se alimentan de la cera del oído y de otra suciedad dentro del oído del gato.  Normalmente se encuentran en el canal auditivo y pueden provocar hemorragias en su gato a causa de sus picaduras, y también debido al picor. Cuando su gato sufra este tipo de ácaros, la solución ideal es acudir a su tienda de animales para adquirir gotas anticerumen. Esta sencilla solución funciona porque los ácaros se alimentan de la cera de los oídos, por lo que al purgar la cera, también se puede eliminar el problema de los ácaros.

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad