Sáb. Nov 27th, 2021
    Aceite de oliva para las lombrices

    Cómo usar el aceite de árbol de té para matar parásitos

    Los investigadores hicieron su descubrimiento mientras exploraban la epigenética -un proceso por el que los organismos modulan su expresión genética en respuesta a las señales del entorno- y su efecto sobre la duración de la vida. El animal analizado era Caenorhabditis elegans, un gusano redondo que suele utilizarse para estudios de longevidad por su corta vida y su facilidad de cuidado.

    Se ha demostrado que los humanos con dietas ricas en grasas monoinsaturadas tienen un menor riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y diabetes, y algunos estudios han demostrado que los centenarios almacenan más grasas monoinsaturadas que los no centenarios.

    «Queríamos saber si esta acumulación de grasas monoinsaturadas era importante para la duración de la vida», dice Brunet, «así que alimentamos a los gusanos con grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas directamente. Descubrimos que las grasas monoinsaturadas se acumulaban en los intestinos de los gusanos y aumentaban su vida. En cambio, las grasas poliinsaturadas no tuvieron el mismo efecto».

    Los investigadores intentan ahora comprender cómo la acumulación de ácidos grasos monoinsaturados puede conducir a una vida más larga. Algunas posibilidades son la fácil disponibilidad de energía rápida en la grasa almacenada, o el hecho de que la grasa pueda proporcionar una fuente accesible de moléculas de señalización basadas en lípidos para facilitar la comunicación entre células o tejidos. Otra posibilidad es que las grasas monoinsaturadas ayuden a preservar la fluidez de las membranas lipídicas que encierran y protegen a las células.

    Alimentos que eliminan los parásitos en los humanos

    Las infecciones parasitarias son un problema de salud insidioso y subestimado, que afecta a millones de personas en todo el mundo. De hecho, se estima que al menos la mitad de la población mundial tiene algún tipo de infección por parásitos. (1)

    Estos desagradables bichos tienen muchas formas, desde amebas microscópicas transmitidas por el agua, pasando por diminutos oxiuros, hasta tenias de un metro de largo. Y, si no se controlan, pueden causar estragos en el organismo de diversas maneras.

    El paludismo, por ejemplo, está causado por el parásito protozoario Plasmodium. (3) Según la Organización Mundial de la Salud, más de la mitad de la población mundial corre el riesgo de contraer la malaria, incluidos los viajeros no inmunes a los países afectados. (4)

    2.  Los helmintos son organismos multicelulares de mayor tamaño que, a diferencia de los protozoos, pueden ser visibles a simple vista en su forma adulta. Pueden ser parasitarios o de vida libre, pero su forma adulta no puede multiplicarse en el ser humano.

    3.  Ectoparásitos-Ectoparásitos es un término comúnmente utilizado para describir a los «artrópodos chupadores de sangre», como los mosquitos. Pero este término también se refiere a otros insectos u organismos que pueden morder, picar o excavar en la piel humana y transmitir parásitos, incluyendo pulgas, garrapatas, piojos y ácaros.

    El aceite de coco mata los parásitos

    Los científicos han identificado una molécula prometedora para el tratamiento de la esquistosomiasis, una enfermedad causada por un gusano parásito que afecta a más de 200 millones de personas en todo el mundo. El compuesto puede destruir las tres principales especies de gusanos Schistosoma que infectan al ser humano. También bloqueó todas las etapas del desarrollo del gusano en ratones infectados.

    La esquistosomiasis, también conocida como bilharzia o fiebre del caracol, afecta principalmente a las personas que viven en las regiones tropicales de los países en desarrollo. Mata a casi 300.000 personas cada año y deja gravemente discapacitadas a unos 20 millones, causando anemia grave, diarrea, hemorragias internas o daños en los órganos.

    Los parásitos microscópicos del Schistosoma infectan a las personas que vadean, nadan o se bañan en aguas dulces habitadas por caracoles infectados. Los parásitos atraviesan la piel humana y luego migran a los vasos sanguíneos que abastecen el sistema intestinal y urinario. Una vez que los gusanos maduran y se reproducen, sus huevos se eliminan con la orina y las heces humanas. Si los desechos humanos contaminados por los huevos de las lombrices llegan al agua dulce, el ciclo comienza de nuevo.

    La hoja de olivo mata a los oxiuros

    Durante el verano y en julio, en particular, surgen los mayores problemas fitosanitarios para el olivar y sus preciados frutos. Los cultivadores deben estar muy atentos y dispuestos a reaccionar con prontitud para evitar perder toda su producción.

    Una primera medida de protección consiste en aplicar cobre al follaje después de la poda. Este tratamiento puede repetirse en otoño. El cobre previene una de las enfermedades más comunes del olivo, la mancha del pavo real, un hongo que aparece en las hojas en forma de pequeñas manchas negras redondas (de ahí su nombre). Si no se trata, puede volverse crónica y causar diversos daños, como el amarilleo y la pérdida de hojas. Además, favorece la aparición de otras enfermedades.

    En cualquier caso, la principal amenaza para los cultivos de olivo puede aparecer ya a principios del verano. Se trata de la mosca del olivo. Dependiendo de las condiciones climáticas y de la población de parásitos presente en la zona, la mosca empieza a volar y a picar las aceitunas.

    La mosca ataca el fruto, es decir, la propia aceituna. Cuando la aceituna empieza a crecer y a desarrollar la pulpa y, sobre todo, cuando el hueso empieza a endurecerse, la mosca hembra hace un pinchazo en la piel de la aceituna con su ovipositor y deja un huevo en la pulpa de abajo. Del huevo nacerá una larva que se desplazará por el interior de la pulpa, alimentándose de ella hasta llegar al hueso. Esta larva se convertirá en una mosca adulta, cavará un agujero hacia el exterior y volará. Si las condiciones climáticas y regionales son favorables para el parásito, puede haber tres o cuatro generaciones de moscas infestantes. La aceituna sufre graves daños: el fruto atacado se deteriora, se cae pronto e incluso si se recoge tiene propiedades organolépticas desagradables. Por lo tanto, es necesario estar atento y actuar con rapidez. Hay que vigilar cuidadosamente el olivar, con trampas de feromonas o inspeccionándolo varias veces y recogiendo algunas aceitunas para comprobar la presencia de las características picaduras en la piel de las aceitunas. Este año (2014) las primeras picaduras se encontraron a principios de julio. Muy temprano, demasiado temprano. Esto se debe a que, a menudo, los años de producción abundante van seguidos de temporadas en las que la población de moscas aumenta. Las aceitunas que han caído de los árboles pero que no se han recogido son uno de los factores desencadenantes: son un lugar ideal para que la mosca del olivo pase el invierno. Además, este año la producción de aceitunas es

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad