Sáb. Nov 27th, 2021
    Animal que se alimenta de presas grandes

    Ejemplos de depredadores y presas

    En ecología, la depredación describe una relación y acciones entre dos criaturas. Un depredador captura, ataca y se come a su presa[1] Los depredadores pueden o no matar a su presa antes de comérsela. Pero el acto de depredación siempre provoca la muerte de su presa y la incorporación de las partes del cuerpo de la presa al cuerpo del depredador. Un verdadero depredador puede considerarse como uno que mata y se come a otro animal, pero muchos animales actúan como depredadores y carroñeros.

    Un depredador es un animal que caza, atrapa y se come a otros animales. Por ejemplo, una araña que se come una mosca atrapada en su tela es un depredador, o una manada de leones que se come un búfalo. Los animales que caza el depredador se llaman presas. Un depredador superior o apex predator es aquel que no es presa de otros depredadores.

    Los depredadores suelen ser carnívoros (comen carne) u omnívoros (comen plantas y otros animales). Los depredadores cazan a otros animales para alimentarse. Ejemplos de depredadores son los halcones, las águilas, los halcones, los gatos, los cocodrilos, las serpientes, las rapaces, los lobos, las orcas, las langostas, los leones y los tiburones.

    Animales de presa

    Los organismos individuales de una comunidad interactúan de muchas maneras diferentes. Una interacción puede beneficiar a ambos individuos, o la interacción puede beneficiar a un organismo en detrimento del otro. Una interacción entre dos organismos que beneficia a uno en detrimento del otro es una interacción antagónica. La depredación, la herbivoría y el parasitismo son tipos específicos de interacciones antagónicas.

    En la depredación, un organismo mata y consume a otro. La depredación proporciona energía para prolongar la vida y promover la reproducción del organismo que mata, el depredador, en detrimento del organismo consumido, la presa. La depredación influye en los organismos a dos niveles ecológicos. A nivel del individuo, el organismo presa sufre una brusca disminución de su aptitud, medida por su éxito reproductivo a lo largo de su vida, porque no volverá a reproducirse. A nivel de la comunidad, la depredación reduce el número de individuos de la población de la presa.

    Los ejemplos más conocidos de depredación son las interacciones carnívoras, en las que un animal consume a otro. Pensemos en los lobos que cazan alces, los búhos que cazan ratones o las musarañas que cazan gusanos e insectos. Las interacciones carnívoras menos obvias implican que muchos individuos pequeños consumen a uno más grande. Este tipo de depredación en grupo es común entre los carnívoros sociales, como los leones, las hienas y los lobos. La depredación en grupo también se produce con las hormigas y las arañas sociales. Sin embargo, esto es sólo una parte del cuadro. El consumo de semillas puede constituir a veces una depredación. Las semillas se consideran organismos. En circunstancias ideales, las semillas crecen hasta convertirse en plantas. Sin embargo, el consumo de una semilla mata a la planta antes de que pueda crecer, por lo que el consumo de semillas es un ejemplo de depredación.

    Un animal que se alimenta tanto de plantas como de animales

    Comen muchos tipos de animales diferentes, conocidos como presas.    Los leones pueden comer MUCHO.    Los leones machos comen una media de 7 kg de comida al día y las leonas 4,5 kg.    Ambos son capaces de comer hasta el 15% de su peso corporal en una sola comida.    Para un macho, esto equivale a 70 latas de comida para gatos.    Los leones son conocidos por su avidez y cazan animales incluso cuando no tienen hambre.    Cuando se alimenta de una jugosa cebra, si se acerca otro animal, el león suele olvidarse de esa presa en su afán por conseguir más comida.

    Los leones no pueden correr muy rápido.    Con una velocidad máxima de 60 kilómetros por hora, en comparación con los 97 km/h de un guepardo, son bastante lentos.    Además, no pueden correr durante mucho tiempo sin quedarse sin aliento.    Por ello, los leones tienen que ser cazadores inteligentes.    Acechando a su presa, son capaces de acercarse lo máximo posible antes de que comience la persecución.    Muy lentamente, agachados cerca del suelo, los leones se acercan a sus víctimas lo más posible.      Asegurándose de que no han sido vistos ni oídos, pueden saltar sobre un animal muy rápidamente, tomándolo por sorpresa.

    Pequeños animales que matan a los grandes

    La mayoría de los animales se enfrentan al riesgo de ser devorados. Es difícil transmitir tus genes cuando estás muerto; por eso, la amenaza de la depredación impone una fuerte presión selectiva a los organismos, lo que da lugar a una miríada de estrategias de comportamiento que les permiten sobrevivir. Para evitar convertirse en la cena de alguien, un organismo debe ser capaz de identificar las amenazas de los depredadores y emplear estrategias eficaces para evitar ser detectado por ellos. En caso de que la evitación falle, los animales pueden utilizar comportamientos diseñados para evitar que los depredadores ataquen, y disponer de tácticas que aumenten sus posibilidades de sobrevivir al ataque si éste se produce.

    Para evitar y responder eficazmente a la depredación, los animales deben identificar primero la presencia de un depredador potencial. La capacidad de reconocer las señales de los depredadores es esencial para iniciar el comportamiento antidepredador. Esto puede ser innato, por ejemplo, los animales pueden identificar a los depredadores como una amenaza incluso si nunca se han encontrado con ellos antes, o aprendido sólo después de la exposición a una amenaza depredadora. Algunos programas de cría en cautividad exponen a los animales a señales de depredadores en cautividad para enseñarles a responder a estos depredadores tras su liberación en el campo, lo que aumenta sus tasas de supervivencia. Los animales pueden responder a señales generales de la presencia de una amenaza depredadora, como un movimiento repentino o la presencia de un objeto amenazante, o a señales específicas de la especie, como el olor o la apariencia, que les permiten distinguir entre especies depredadoras y no depredadoras. Muchas especies dependen de la presencia de múltiples señales para evaluar con precisión el nivel de amenaza. Éstas pueden tener efectos aditivos, ya que es más probable que los animales respondan si se detecta un mayor número de señales, ya que esto proporciona una indicación más fiable de la presencia e identidad de un depredador.

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad