Mié. Dic 1st, 2021
    Estomago de los rumiantes

    Ciervo de cola blanca

    El rumen (en el lado izquierdo del animal) es el compartimento estomacal más grande y consta de varios sacos. Puede contener 25 galones o más de material, dependiendo del tamaño de la vaca. Debido a su tamaño, el rumen actúa como un depósito o cuba de almacenamiento de alimento.

    Además de almacenamiento, el rumen es también una cuba de fermentación. El entorno del rumen favorece el crecimiento de los microbios. Estos microbios digieren o fermentan el alimento dentro del rumen y producen ácidos grasos volátiles (AGV). El rumen absorbe la mayor parte de los AGV de la fermentación.

    Un buen suministro de sangre a las paredes del rumen mejora la absorción de los AGV y otros productos de la digestión. Pequeñas proyecciones (papilas) recubren el rumen, lo que aumenta su superficie y la cantidad que puede absorber.

    El retículo es una estructura en forma de bolsa situada en la zona delantera del cuerpo, cerca del corazón. Los tejidos del retículo forman una red similar a un panal. Entre el retículo y el rumen hay un pequeño pliegue de tejido, pero ambos no son compartimentos separados. Juntos se denominan retículo ruminal.

    Cabra

    Los rumiantes (suborden Ruminantia) son grandes mamíferos herbívoros con pezuñas que pastan o ramonean y son capaces de adquirir los nutrientes de los alimentos de origen vegetal fermentándolos en un estómago especializado antes de la digestión, principalmente mediante acciones microbianas. El proceso, que tiene lugar en la parte delantera del sistema digestivo y que, por tanto, se denomina fermentación del intestino anterior, suele requerir que la ingesta fermentada (conocida como bolo alimenticio) sea regurgitada y masticada de nuevo. El proceso de volver a masticar el bolo alimenticio para seguir descomponiendo la materia vegetal y estimular la digestión se denomina rumia[2][3] La palabra «rumiante» procede del latín ruminare, que significa «volver a masticar».

    Las aproximadamente 200 especies de rumiantes incluyen tanto especies domésticas como silvestres[4] Los mamíferos rumiantes incluyen el ganado vacuno, todos los bovinos domésticos y silvestres, las cabras, las ovejas, las jirafas, los ciervos, las gacelas y los antílopes[5] También se ha sugerido que los notoungulados también recurrían a la rumia, a diferencia de otros atlantogénicos que dependen de la fermentación más típica del intestino posterior, aunque esto no es del todo seguro[6].

    Gaur

    Los rumiantes (suborden Ruminantia) son grandes mamíferos herbívoros con pezuñas que pastan o ramonean y son capaces de adquirir los nutrientes de los alimentos de origen vegetal fermentándolos en un estómago especializado antes de la digestión, principalmente mediante acciones microbianas. El proceso, que tiene lugar en la parte delantera del sistema digestivo y que, por tanto, se denomina fermentación del intestino anterior, suele requerir que la ingesta fermentada (conocida como bolo alimenticio) sea regurgitada y masticada de nuevo. El proceso de volver a masticar el bolo alimenticio para seguir descomponiendo la materia vegetal y estimular la digestión se denomina rumia[2][3] La palabra «rumiante» procede del latín ruminare, que significa «volver a masticar».

    Las aproximadamente 200 especies de rumiantes incluyen tanto especies domésticas como silvestres[4] Los mamíferos rumiantes incluyen el ganado vacuno, todos los bovinos domésticos y silvestres, las cabras, las ovejas, las jirafas, los ciervos, las gacelas y los antílopes[5] También se ha sugerido que los notoungulados también recurrían a la rumia, a diferencia de otros atlantogénicos que dependen de la fermentación más típica del intestino posterior, aunque esto no es del todo seguro[6].

    Ovejas

    Los rumiantes son mamíferos que digieren los alimentos de origen vegetal procesándolos en una serie de cámaras en sus estómagos. Hay unas 150 especies de rumiantes, tanto domésticos como salvajes. Los mamíferos rumiantes son el ganado vacuno, las cabras, las ovejas, las jirafas, los bisontes, los alces, los yaks, los búfalos de agua, los ciervos, los camellos, las alpacas, las llamas y los antílopes.

    Los rumiantes se diferencian de los no rumiantes (llamados monogástricos) porque tienen un estómago de cuatro cámaras. Los cuatro compartimentos se denominan rumen, retículo, omaso y abomaso. El rumen y el retículo están conectados y trabajan en conjunto, por lo que a veces se les llama «reticulorumen».

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad