Sáb. Nov 27th, 2021
    Metamorfosis gusano de seda

    sericultura

    La seda es una fibra proteínica natural, algunas de cuyas formas pueden tejerse en textiles. La fibra proteica de la seda se compone principalmente de fibroína y es producida por ciertas larvas de insectos para formar capullos[1] La seda más conocida se obtiene de los capullos de las larvas del gusano de seda de la morera Bombyx mori criado en cautividad (sericultura). El aspecto brillante de la seda se debe a la estructura triangular en forma de prisma de la fibra de seda, que permite a la tela de seda refractar la luz entrante en diferentes ángulos, produciendo así diferentes colores.

    La producción de seda se originó en China en el Neolítico, aunque con el tiempo llegaría a otros lugares del mundo (cultura Yangshao, 4º milenio a.C.). La producción de seda permaneció confinada en China hasta que se abrió la Ruta de la Seda en algún momento de la última parte del primer milenio a.C., aunque China mantuvo su virtual monopolio sobre la producción de seda durante otros mil años.

    En China, el sur de Asia y Europa se conocen e hilan desde la antigüedad varios tipos de seda silvestre, producidos por orugas distintas del gusano de seda de la morera, como por ejemplo la producción de seda Eri en Assam, India. Sin embargo, la escala de producción siempre fue mucho menor que la de las sedas cultivadas. Esto se debe a varias razones: en primer lugar, difieren de las variedades domesticadas en cuanto al color y la textura y, por lo tanto, son menos uniformes; en segundo lugar, en los capullos recogidos en la naturaleza suele haber salido la pupa antes de ser descubiertos, por lo que el hilo de seda que compone el capullo se ha desgarrado en longitudes más cortas; y en tercer lugar, muchos capullos silvestres están cubiertos de una capa mineral que impide los intentos de devanar de ellos largas hebras de seda. [5] Así pues, la única forma de obtener seda adecuada para hilar en textiles en zonas donde no se cultivan sedas comerciales era mediante un cardado tedioso y laborioso.

    polillas domésticas de la seda

    Cuando un insecto crece y se desarrolla, debe desprenderse periódicamente de su rígido exoesqueleto en un proceso llamado muda. En lugar del antiguo exoesqueleto rígido, al insecto le crece uno nuevo y suelto que le proporciona espacio para crecer. Muchas especies de insectos también se transforman en su estructura corporal al mudar de su forma juvenil a la adulta, un proceso llamado metamorfosis.

    Varias hormonas controlan la muda y el desarrollo de los insectos. En la animación que acompaña a este artículo, observamos estas hormonas y los acontecimientos de la vida de la polilla del gusano de seda, Hyalophora cecropia. Este insecto sufre una metamorfosis completa, la transformación radical que se produce cuando la oruga se convierte en la polilla adulta.

    Varios insectos, como las polillas, las mariposas, los escarabajos y las moscas, sufren una metamorfosis completa. Cada uno de estos animales sale de un huevo y se convierte en una larva (oruga, larva o gusano), y luego pasa por varias rondas de muda y crecimiento.

    Los picos periódicos de ecdisona provocan la muda de los insectos. Estos picos están controlados, a su vez, por la PTTH. El cerebro libera periódicamente PTTH en respuesta a señales del entorno, de otras hormonas o del sistema nervioso del insecto.

    polilla de la seda japonesa

    Bombyx mori, la polilla de la seda doméstica, es un insecto de la familia Bombycidae. Es el pariente más cercano de la Bombyx mandarina, la polilla de la seda salvaje. El gusano de seda es la larva u oruga de una polilla de la seda. Es un insecto económicamente importante, ya que es el principal productor de seda. El alimento preferido de los gusanos de seda son las hojas de morera blanca, aunque pueden comer otras especies de morera e incluso la naranja de Osage. Las polillas de la seda domésticas dependen totalmente del hombre para reproducirse, como resultado de milenios de cría selectiva. Las polillas de la seda silvestre (otras especies de Bombyx) no son tan viables comercialmente para la producción de seda.

    La sericultura, la práctica de la cría de gusanos de seda para la producción de seda cruda, se lleva a cabo desde hace al menos 5.000 años en China,[1] desde donde se extendió a la India, Corea, Nepal, Japón y Occidente. La polilla de la seda doméstica se domesticó a partir de la polilla de la seda silvestre Bombyx mandarina, cuya área de distribución abarca desde el norte de la India hasta el norte de China, Corea, Japón y las regiones más orientales de Rusia. La polilla de la seda doméstica procede del tronco chino y no del japonés o coreano[2][3].

    larvas del gusano de seda

    La expresión de los genes del VNP se produce en cuatro fases: fase temprana inmediata (0-4 h después de la infección, hpi), fase temprana retardada (5-7 hpi), fase tardía (8-18 hpi) y fase muy tardía (>18 hpi). La replicación del ADN viral comienza a las 8 hpi y representa la transición de la etapa temprana a la etapa tardía (Huh y Weaver, 1990; Jiang et al., 2013b, 2021a). El cierre global de la expresión génica del hospedero y la síntesis de proteínas en las células de los insectos comienza en la etapa temprana alrededor de las 12-18 h después de la infección por el VNP (Du y Thiem, 1997; Shirata et al., 2010; Ikeda et al., 2013). Sin embargo, los estudios anteriores que investigaron las interacciones entre el BmNPV y sus huéspedes se han centrado principalmente en las larvas de gusanos de seda de quinto estadio recién exuviadas e infectadas por el BmNPV y en el proceso sistémico de infección por el BmNPV dentro de las 48 hpi (es decir, las larvas de gusanos de seda en la primera mitad del quinto estadio). Hasta ahora, ningún estudio ha investigado las interacciones entre el BmNPV y las larvas del gusano de seda en la última mitad del quinto estadio.

    El uso de las tecnologías de secuenciación de próxima generación en los estudios de todo el genoma de los gusanos de seda y las interacciones de BmNPV es un desarrollo reciente y está avanzando rápidamente. Recientemente, varios estudios han informado sobre la respuesta transcripcional de las larvas de gusanos de seda contra la infección por BmNPV en los principales tejidos inmunes innatos del cuerpo graso y el intestino medio (Chen et al., 2019; Huang et al., 2019; Jiang et al., 2019; Toufeeq et al., 2019; Zhang X. et al., 2020). Sin embargo, aún no se ha analizado la expresión génica de las glándulas protorácicas (PG) infectadas por el BmNPV.

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad