Sáb. Nov 27th, 2021
    Pastor aleman sin displasia

    cómo fortalecer las patas traseras del pastor alemán

    Resumen: Como resultado de la selección de rasgos particulares durante la cría de los perros Pastor Alemán, éstos se ven comúnmente afectados por una enfermedad de la cadera caracterizada por una excesiva laxitud en la articulación (la bola se mueve demasiado dentro de su cavidad) o una excesiva poca profundidad de la articulación de la cadera. Con el tiempo, esto conduce a una artritis dolorosa.

    La displasia de cadera (HD) es una enfermedad compleja en la que las articulaciones de la cadera de un cachorro en crecimiento se desarrollan de forma anormal. La razón principal de este desarrollo anormal es la laxitud de la articulación de la cadera, es decir, la articulación está demasiado suelta, lo que lleva a que las dos partes de la articulación de la pelvis -la cabeza femoral y el acetábulo (que forman la rótula de la articulación)- se muevan de forma anormal entre sí; la cabeza femoral se subluxa (se disloca parcialmente) del acetábulo. Esto provoca tensiones anormales en la articulación y conduce a la inflamación y degeneración de los tejidos articulares. Finalmente, se desarrolla una artrosis permanente en las articulaciones. Estos cambios producen dolor e incapacidad para el perro, que pueden manifestarse de diversas maneras, como cojera, marcha anormal (movimiento), rigidez, reticencia a levantarse y moverse y dificultad para correr y jugar.

    esperanza de vida del pastor alemán con displasia de cadera

    Siendo uno de los primeros países en darse cuenta de la importancia clínica de la displasia de cadera (HD) como trastorno del desarrollo que da lugar a la artritis, en Suecia se llevan a cabo investigaciones activas y acciones para reducir su prevalencia desde hace más de 60 años.

    Aunque los cachorros en crecimiento se sometían repetidamente a un cribado radiográfico, principalmente para predecir el resultado clínico, pronto se descubrió que un procedimiento de cribado estandarizado también podía utilizarse para la selección de reproductores. Desde entonces, casi todos los programas de cribado radiológico de la EH canina en todo el mundo se basan en variaciones de ese procedimiento. El Kennel Club sueco, en colaboración con el Real Colegio de Veterinarios de Estocolmo, organizó en 1958 un cribado formal también de perros de propiedad privada (4).

    El concepto de ángulo de Norberg como medida objetiva del ajuste entre la cabeza femoral y el acetábulo fue introducido a principios de los años 60 por el profesor Sten-Erik Olson y uno de sus estudiantes de doctorado, Ingmar Norberg (5). Sten-Erik Olson supuso una auténtica frontera en la medicina veterinaria y en el diagnóstico por imagen, con trabajos punteros sobre la EH, así como sobre la osteocondrosis/displasia de codo (ED) (Figura 1). Ingmar Norberg fue un panelista de caderas en ese momento, pero luego nunca completó su tesis y, en cambio, se dedicó y sigue aplicando su práctica con éxito con los caballos. El concepto del ángulo de Norberg ha sido ampliamente aplicado y también criticado, pero desgraciadamente nunca fue descrito formalmente.

    pastor alemán sin displasia de cadera

    Los pastores alemanes tienen una larga historia de asociación con las personas.    Criados originalmente como perros de trabajo, fueron favorecidos para pastorear ovejas y defenderlas si eran atacadas.    Conocidos por su atletismo, inteligencia, afecto y carácter protector de sus dueños, también son conocidos por las enfermedades que afectan a su raza de forma desproporcionada, debido a las malas prácticas de algunos criadores.

    Lamentablemente, muchos de estos grandes animales terminan su vida con dolor, a menudo sin poder mantenerse en pie.    Hay tres causas comunes para ello, que pueden parecer iguales a un observador no entrenado, pero que requieren regímenes de tratamiento diferentes.

    En una articulación displásica, los huesos están demasiado sueltos y no encajan bien en la cavidad.    Esto permite que los huesos se muevan más allá de su rango de movimiento apropiado, haciendo que los huesos se rocen.    Con el tiempo, esto provoca una inflamación y un aumento de las molestias.

    La displasia de codo es el mismo problema en una articulación diferente.    En cualquiera de los casos, hay algunas opciones de tratamiento.    La dieta puede ayudar a reducir la inflamación, y mantener un peso saludable reducirá la tensión en la articulación.    Las zonas de descanso cálidas y secas también ayudan a controlar el dolor y la inflamación, sobre todo si la artritis se ha instalado.    Se puede utilizar medicación para el dolor, aunque algunos perros tienen condiciones que están contraindicadas para la medicación del dolor, y es mejor evitar su uso a largo plazo.

    pastor alemán displasia de cadera vs normal

    Displasia de cadera. Estas dos palabras aterran a los propietarios de perros de razas grandes y gigantes, pero la verdad es que la displasia de cadera puede afectar a cualquier tamaño o raza de perro. Esta dolorosa afección puede reducir drásticamente la calidad de vida de un perro y es difícil de observar para los propietarios. La buena noticia es que la tenencia responsable de un perro y la información sobre posibles problemas de salud como la displasia de cadera pueden contribuir en gran medida a que su perro se sienta cómodo.

    La displasia de cadera es una afección esquelética común, que suele darse en perros de razas grandes o gigantes, aunque también puede darse en razas más pequeñas. Para entender cómo funciona esta afección, los propietarios deben comprender primero la anatomía básica de la articulación de la cadera.

    La articulación de la cadera funciona como una rótula. En los perros con displasia de cadera, la bola y la cavidad no encajan ni se desarrollan correctamente, y rozan y rechinan en lugar de deslizarse suavemente. Esto provoca un deterioro con el tiempo y una eventual pérdida de la función de la propia articulación.

    Hay varios factores que conducen al desarrollo de la displasia de cadera en los perros, empezando por la genética. La displasia de cadera es hereditaria y es especialmente común en perros grandes, como el gran danés, el san bernardo, el labrador retriever y el pastor alemán. Factores como el ritmo de crecimiento excesivo, los tipos de ejercicio y el peso y la nutrición inadecuados pueden magnificar esta predisposición genética.

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad