Mar. Nov 30th, 2021
    Respiracion de los peces

    La respiración de los peces se llama

    Arcos branquiales que soportan las branquias en un lucio.Las branquias permiten a los peces respirar bajo el agua.Mecanismo respiratorio en peces óseos El pez aspira agua rica en oxígeno por la boca (izquierda). Luego la bombea sobre las branquias para que el oxígeno entre en el torrente sanguíneo, y permite que el agua desoxigenada salga por las hendiduras branquiales (derecha)

    Las branquias de los peces son órganos que les permiten respirar bajo el agua. La mayoría de los peces intercambian gases como el oxígeno y el dióxido de carbono mediante branquias que están protegidas bajo cubiertas branquiales (opérculos) a ambos lados de la faringe (garganta). Las branquias son tejidos que son como hilos cortos, estructuras proteicas llamadas filamentos. Estos filamentos tienen muchas funciones, como la transferencia de iones y agua, así como el intercambio de oxígeno, dióxido de carbono, ácidos y amoníaco[1][2] Cada filamento contiene una red de capilares que proporciona una gran superficie para el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono.

    Los peces intercambian gases tirando de agua rica en oxígeno a través de la boca y bombeándola sobre sus branquias. En algunos peces, la sangre de los capilares fluye en dirección contraria a la del agua, lo que provoca un intercambio a contracorriente. Las branquias empujan el agua pobre en oxígeno hacia el exterior a través de aberturas en los lados de la faringe. Algunos peces, como los tiburones y las lampreas, poseen múltiples aberturas branquiales. Sin embargo, los peces óseos tienen una sola abertura branquial en cada lado. Esta abertura está oculta bajo una cubierta ósea protectora llamada opérculo.

    Partes de las branquias de un pez y sus funciones

    Arcos branquiales que soportan las branquias en un lucio.Las branquias permiten a los peces respirar bajo el agua.Mecanismo respiratorio en los peces óseos El pez aspira agua rica en oxígeno por la boca (izquierda). Luego la bombea sobre las branquias para que el oxígeno entre en el torrente sanguíneo, y permite que el agua desoxigenada salga por las hendiduras branquiales (derecha)

    Las branquias de los peces son órganos que les permiten respirar bajo el agua. La mayoría de los peces intercambian gases como el oxígeno y el dióxido de carbono mediante branquias que están protegidas bajo cubiertas branquiales (opérculos) a ambos lados de la faringe (garganta). Las branquias son tejidos que son como hilos cortos, estructuras proteicas llamadas filamentos. Estos filamentos tienen muchas funciones, como la transferencia de iones y agua, así como el intercambio de oxígeno, dióxido de carbono, ácidos y amoníaco[1][2] Cada filamento contiene una red de capilares que proporciona una gran superficie para el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono.

    Los peces intercambian gases tirando de agua rica en oxígeno a través de la boca y bombeándola sobre sus branquias. En algunos peces, la sangre de los capilares fluye en dirección contraria a la del agua, lo que provoca un intercambio a contracorriente. Las branquias empujan el agua pobre en oxígeno hacia el exterior a través de aberturas en los lados de la faringe. Algunos peces, como los tiburones y las lampreas, poseen múltiples aberturas branquiales. Sin embargo, los peces óseos tienen una sola abertura branquial en cada lado. Esta abertura está oculta bajo una cubierta ósea protectora llamada opérculo.

    La respiración en los peces ppt

    Arcos branquiales con branquias en un lucio.Las branquias permiten a los peces respirar bajo el agua.Mecanismo respiratorio en los peces óseos El pez aspira agua rica en oxígeno por la boca (izquierda). A continuación, la bombea sobre las branquias para que el oxígeno entre en el torrente sanguíneo, y permite que el agua desoxigenada salga por las hendiduras branquiales (derecha)

    Las branquias de los peces son órganos que les permiten respirar bajo el agua. La mayoría de los peces intercambian gases como el oxígeno y el dióxido de carbono mediante branquias que están protegidas bajo cubiertas branquiales (opérculos) a ambos lados de la faringe (garganta). Las branquias son tejidos que son como hilos cortos, estructuras proteicas llamadas filamentos. Estos filamentos tienen muchas funciones, como la transferencia de iones y agua, así como el intercambio de oxígeno, dióxido de carbono, ácidos y amoníaco[1][2] Cada filamento contiene una red de capilares que proporciona una gran superficie para el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono.

    Los peces intercambian gases tirando de agua rica en oxígeno a través de la boca y bombeándola sobre sus branquias. En algunos peces, la sangre de los capilares fluye en dirección contraria a la del agua, lo que provoca un intercambio a contracorriente. Las branquias empujan el agua pobre en oxígeno hacia el exterior a través de aberturas en los lados de la faringe. Algunos peces, como los tiburones y las lampreas, poseen múltiples aberturas branquiales. Sin embargo, los peces óseos tienen una sola abertura branquial en cada lado. Esta abertura está oculta bajo una cubierta ósea protectora llamada opérculo.

    Respiración de la araña

    Arcos branquiales que soportan las branquias en un lucio.Las branquias permiten a los peces respirar bajo el agua.Mecanismo respiratorio en los peces óseos El pez aspira agua rica en oxígeno por la boca (izquierda). A continuación, la bombea sobre las branquias para que el oxígeno entre en el torrente sanguíneo, y permite que el agua desoxigenada salga por las hendiduras branquiales (derecha)

    Las branquias de los peces son órganos que les permiten respirar bajo el agua. La mayoría de los peces intercambian gases como el oxígeno y el dióxido de carbono mediante branquias que están protegidas bajo cubiertas branquiales (opérculos) a ambos lados de la faringe (garganta). Las branquias son tejidos que son como hilos cortos, estructuras proteicas llamadas filamentos. Estos filamentos tienen muchas funciones, como la transferencia de iones y agua, así como el intercambio de oxígeno, dióxido de carbono, ácidos y amoníaco[1][2] Cada filamento contiene una red de capilares que proporciona una gran superficie para el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono.

    Los peces intercambian gases tirando de agua rica en oxígeno a través de la boca y bombeándola sobre sus branquias. En algunos peces, la sangre de los capilares fluye en dirección contraria a la del agua, lo que provoca un intercambio a contracorriente. Las branquias empujan el agua pobre en oxígeno hacia el exterior a través de aberturas en los lados de la faringe. Algunos peces, como los tiburones y las lampreas, poseen múltiples aberturas branquiales. Sin embargo, los peces óseos tienen una sola abertura branquial en cada lado. Esta abertura está oculta bajo una cubierta ósea protectora llamada opérculo.

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad